4 mar. 2012

Roser Díaz Bermejo

Mansos es un trabajo multimedia realizado con un dispositivo móvil en diferentes metros de tres ciudades europeas.

Pequeños instantes en los que nos convertimos en cárcel y barrotes arrastrando nuestra propia jaula, nuestra propia condena. Totalmente incomunicados en esta “Era de las comunicaciones”.

Mansos habla de la soledad y el aislamiento que sufre el hombre de hoy en día,  bajo el manto de una cotidianidad mansamente asumida.  











Más información sobre Roser Díaz
Texto: Roser Díaz

10 comentarios :

Santiago Gómez Carreras dijo...

Muy interesante.
Creo que es un tema de total actualidad.
Lo que no se, es si les pide permiso previamente a los protagonistas de sus fotografías, o después de hacerlas, o si por lo contrario son modelos, algo que de entranda no lo parece, ya que están muy logradas.
Muchas gracias, como siempre genial.
Saludos Pilar.
Santiago

Anónimo dijo...

Es cierto que es una realidad, sobretodo nuestra falta de empatía por comprender los 'sos' que envían personas que se sienten así. La tecnología tiene estos efectos secundarios que hay que afrontar para ser mejores personas en esta nueva era de la "comunicación".

Lidi dijo...

Son innegables los beneficios que nos ofrece el fácil acceso a la comunicación y la información, pero hay que pensar de vez en cuando en las desventajas. Un exceso de información puede derivar en la desinformación y el adormecimiento.
Realmente interesante la propuesta planteada con Mansos, con una estética muy coherente y un discurso cercano e inteligible.

Carmina dijo...

Las imágenes podrían pertenecer a cualquier gran ciudad porqué también los sentimientos que nos muestran son universales. Algunas veces por fortuna y otras desafortunadamente, tenemos sensaciones "globales". La esencia de nuestra especie. Buen trabajo, Roser Diaz.

bubbles on my planet dijo...

Unas muy buenas fotos. Transmiten soledad pero también mucha tristeza.
Bss

Roser Diaz dijo...

Gracias Santiago, y disculpa por no haberte contestado antes, pero he tenido problemas técnicos con el computer y he estado unos días desconectada del mundo internauta.
En cuanto a tu curiosidad por los personajes, te diré que no son modelos, no quería una representación , me gusta trabajar con la realidad porque a fin de cuentas es lo que quiero mostrar. En cuanto a pedir permiso, quizás fuera lo más políticamente correcto, pero entablar una conversación con cada una de las personas que retraté, en un escaso periodo de tiempo (ya que el lugar es de paso), y pedirles algo que se les ha sido robado de antemano, no me pareció muy factible.
Un saludo Santiago, y gracias por tu interés.

Roser Diaz dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, porque ManSos no ha sido sólo un simple proyecto artístico o fotográfico, ManSos ha sido una fuente de enriquecimiento personal. En su desarrollo he sentido el desasosiego de vivir tristezas ajenas descubriendo la mía propia y la de aquellos, que como vosotros han sentido el alma que esconde ManSos.
Como dijo Ernesto Sabato: "... ¿ nuestra vida sería una serie de gritos anónimos en un desierto de astros indiferentes?".
Maybe!.

Pilar dijo...

@Santiago. Tienes la respuesta de la propia Roser a tu curiosidad :)

@Anónimo. Gracias por tu comentario

@Lidi. Me alegra te haya gustado la propuesta fotográfica de Roser.

@Carmina. Sí, en cualquier ciudad podrían haber sido obtenidas esas imágenes 'universales'.

@bubbles on my planet. :)

@Roser Diaz. Gracias por comentar sobre tu propia obra :D

Saludos, Pilar.

Anónimo dijo...

Los grandes fotógrafos, se diferencias de otros algo más mediocres, por lograr captar la esencia de ese momento y mostrar la realidad tal y como el artista quiere que la percibas. Creo que esta serie es impresionante y se hay un gran talento detrás de esa lente y de esa pupila. Muchísima suerte Roser.

Sólo los grandes son capaces de realizar una imagen con un móvil y hacer una gran fotografía.

Tu más fiel admirador,
Javier Ávila.

Pilar dijo...

@Anónimo-Javier Ávila. Me alegra hayas pasado por mi blog y comentado la fotografía de Roser.

Saludos, Pilar.