6 abr. 2014

El molino y la cruz #Arteenelcine

Tercer domingo de la sección #Arteenelcine

El molino y la cruz
Lech Majewski
2011

Esta película tuvo un azaroso comienzo. Lech Majewski recibió una crítica de su película "Angelus" por el historiador del arte Michael Francis Gibson, junto a la que adjunto un ejemplar de su libro "El molino y la cruz" donde analizaba la tabla "Camino al calvario" del pintor flamenco Pieter Brueghel "el Viejo". Narra Majewski que mientras leía el ejemplar de Gibson, su cabeza iba creando imágenes, y al finalizar su lectura decidió dar forma al libro en esta película.


Doce personajes y un molino

"Mi cuadro debe contar muchas historias, debe ser suficientemente amplio para contenerlas todas".

Majewski ha seleccionado doce personajes de los más de cien que aparecen en el cuadro para narrar sus historias en la película y conformar la historia de la tabla de Brueghel. El molino, transformado en un personaje más de la película, es mostrado por Majewski como una máquina poderosa que transforma las fuerzas del cielo y conecta al hombre con algo físico, en este caso derivando en una hogaza de pan. 


La historia muestra la creación de la tabla por parte de Brueghel (interpretado por Rutger Hauer), situando la historia de la pasión de Cristo en Flandes bajo la ocupación española de 1564, donde la Inquisición Española ejerció una sangrienta represión sobre la reforma protestante en los Países Bajos. Una época de rebeldía contra el imperio, donde las torturas y la represión la ejercen los hombres de casaca roja, mercenarios al servicio del rey español que se encargan de que las mujeres sean enterradas vivas y los hombres azotados y crucificados.


El resultado es una escena donde cuesta reconocer el cuerpo de Cristo caído en el suelo y casi oculto, aparece como una figura sola, abandonada y olvidada en mitad de otras múltiples escenas representadas. En primer plano, su madre, la Virgen María muestra el dolor por la inminente ejecución y muerte. El resto de los personajes sigue con sus quehaceres, alejados del acontecimiento que está ocurriendo en los alrededores de Amberes, la crucifixión de Jesucristo.


En la parte izquierda de la tabla, Brueghel situó una enigmática roca coronada por un molino de viento. Y este no es el único misterio del cuadro que intriga desde hace tiempo a los historiadores del arte. La obra de Brueghel está llena de símbolos y metáforas, desde su molino, el molinero viene a ser un recordatorio de la esencia divina de Jesús. Su madre, María, lamenta el triunfo de la noche que borra el mensaje de las Escrituras, que refuta la predestinación y el lugar de las vidas de los hombres entre sus manos.


Decorados y 3D

Destaca la capacidad de Majewski para trasladar a la gran pantalla toda la atmósfera de las obras de Brueghel, además Majewski ha combinado digitalmente, de tres maneras diferentes el material rodado:

- Los actores son filmados frente a un “chroma key”, una pantalla azul o verde, en un estudio de cine, cuya imagen se integrará sobre diferentes fondos.
- Los actores y el material rodado en las localizaciones de Polonia, Republica Checa, Austria y Nueva Zelanda recuerdan a los paisajes que podemos encontrar en las obras de Bruegel.
- Imágenes de segmentos de la obra de Brueghel, pintada en 2D, sirven como telón de fondo.

 

En post-producción, Majewski y su editor, sobreimprimieron laboriosamente estos tres elementos. Por ejemplo, agregó a un actor filmado delante de una pantalla azul con varias capas de fondos pintados por Brueghel y localizaciones rodadas, todo reforzado por imágenes digitales de un cielo majestuoso filmado en Nueva Zelanda. Un proceso que, sin duda, le permitió al director actuar como si él mismo recreara al propio pintor concibiendo su obra.

El resultado es una película de una belleza plástica innegable, minuciosa e hipnótica, que promete al espectador una experiencia visual y conceptual tan experimental como inédita y que constituye un hipnótico examen de la obra del pintor y los tiempos en que vivió, así como una extensa contemplación del proceso creativo en sí mismo. El director permite al espectador  vivir dentro del universo estético de la pintura del pintor flamenco.


5 puntos clave de El molino y la cruz:

· Riesgo de Majewski al trasladar a la gran pantalla la creación de una obra de arte religioso, un tema a priori poco atractivo para el gran público.
· Respeto hacia cada detalle de la obra de Brueghel.
· A pesar de ser un tema clásico, Majewski minimiza la crueldad del calvario gracias al despliegue técnico y la grandeza visual de los paisajes.
· Escasez de diálogos, es una película para deleitar los sentidos.
· Maestría al conseguir que los personajes del cuadro cobren vida en la pantalla.


No hay comentarios :